LANGUAGE


Detalle de una de las paredes de la sinagoga de Córdoba

Las ciudades Patrimonio de la Humanidad de Ávila, Segovia, Toledo, Cáceres y Córdoba forman parte de la Red de Juderías de España, ya que poseen un importante legado cultural hebreo. El esplendor de la famosa Sinagoga de Córdoba, la impresionante Sinagoga del Tránsito de Toledo (y su Museo Sefardí),  el trazado irregular de las calles y las casas que se conservan de las antiguas juderías de Ávila y de Cáceres o el Centro Didáctico de la Judería de Segovia son buen ejemplo de ello. Pasear por estas ciudades es realizar un verdadero encuentro con el pasado.

En Ávila La ciudad conserva diversas muestras de la presencia judía. Por ejemplo, en la calle Reyes Católicos se preserva buena parte de la antigua casa del Rabino, actualmente establecimiento hotelero. Mientras, en la plaza del Pocillo se encuentra una casa que fuera una sinagoga del siglo XV. Esta zona, hasta llegar a la Puerta el Adaja, es la Judería de la ciudad. En ella se puede apreciar la estructura irregular de las calles típicas judías.  Tras la Puerta de la Malaventura, está el jardín de Mosé de León, autor del “Libro del Esplendor”. Asimismo, los arrabales de San Segundo y del Puente fueron barrios industriales donde los judíos trabajaban. En Cáceres El barrio judío se encuentra al abrigo de las murallas de la ciudad, ocupando la zona más baja y abrupta. El edificio central es la ermita de San Antonio, antiguo solar de la sinagoga. Además, está la judería nueva, que empezó a formarse en 1478, cuando se ordenó reunir a todos los judíos en un solo barrio a las afueras de la ciudad. Esta zona tiene un trazado regular, con casas de construcción reciente y únicamente en el comienzo de este área aparece un tramo cubierto sobre el que se sostienen habitaciones con balcones al exterior. En Córdoba En los siglos X-XII, coincidiendo con la dominación musulmana, el judaísmo sefardí resurgió con fuerza en Córdoba. Son numerosos los monumentos de la ciudad en los que se aprecia su presencia, principalmente en la Sinagoga (única en Andalucía), en el Alcázar de los Reyes Cristianos, enla estatua del filósofo Maimónides (RAMBAM) o en la calle Hasday Ibn Shaprut. Tras la conquista cristiana, la población judía permaneció en la ciudad ocupando su tradicional aljama de época árabe -la Judería-. Ésta estaba separada del resto de la ciudad por un recinto amurallado y coincidiría en la actualidad con calles como Judíos (donde se encuentra la Sinagoga), Tomás Conde, Romero o Averroes, y con las plazas del Cardenal Salazar, Judá Leví y Maimónides. En Segovia La Judería es un barrio medieval ubicado en el lado sur del recinto amurallado. El paseo por ella puede comenzar desde la Plaza del Corpus Christi, donde se encuentra la Antigua Sinagoga Mayor. Después, debe visitarse el Centro Didáctico de la Judería, lugar perfecto para descubrir el legado de la comunidad hebrea. Continuamos en el Centro de Interpretación de la Muralla, situado en la Puerta de San Andrés. Encontramos allí un tramo de muralla transitable que hace posible un interesante paseo por el adarve, desde el que se divisan estupendas vistas del barrio judío y su cementerio. La necrópolis judía es, sin duda, uno de los testimonios más importantes de la presencia judía en Segovia. En Toledo La Judería se emplazaba en el barrio de San Martín, entre la puerta del Cambrón y el río Tajo. Se configuraba como un entramado de muros y callejas cerradas por puertas, con vías que comunicaban los diferentes barrios de la judería entre sí y a la judería con el resto de la ciudad. Entre los puntos clave a visitar se encuentran la Sinagoga del Tránsito (que alberga el Museo Sefardí), la excepcional Sinagoga Santa María la Blanca, el Palacio de Samuel Ha-Levi (hoy el Museo de El Greco), el Museo de Santa Cruz (posee tumbas hebreas), la calle de “la Judería” o la Puerta del Cambrón, entre otros.