LANGUAGE


Cuenca © Turismo de Cuenca

La naturaleza también es un atractivo en muchas Ciudades Patrimonio. De hecho, la biodiversidad de Ibiza está declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Además, destaca el paisaje de los alrededores de Cuenca con las hoces de los ríos Júcar y Cabriel, el nacimiento del río Cuervo y la misteriosa Ciudad Encantada. Por su parte, cerca de San Cristóbal de La Laguna disfrutarás de playas recónditas y frondosos bosques de laurisilva. Otro buen ejemplo es Mérida, rodeada por el Parque Natural de Cornalvo y Prado de Lácara y varios humedales.

En Cuenca Los alrededores de la ciudad de Cuenca poseen un atractivo entorno natural. Por ejemplo, se encuentra el nacimiento del Río Cuervo, que forma un espectacular paisaje en el que destacan sus singulares precipitaciones de agua. Otro punto señalado es la Ciudad Encantada, donde la naturaleza ha esculpido caprichosamente las rocas aparentando figuras humanas, de animales u objetos que hacen de este punto un misterioso lugar. El Valle del Hosquillo, la Reserva Natural de las Hoces de Cabriel o las pinturas rupestres de Villar del Humo son otros espacios recomendables para conocer la naturaleza de la zona. En Ibiza El paisaje que ofrece la isla es el resultado final de muchos siglos de simbiosis entre el hombre y la naturaleza. De hecho, es la única declaración mixta (naturaleza-cultura) española reconocida como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Uno de los entornos más sorprendentes de las islas Baleares es el Parque Natural de Ses Salines de Ibiza y Formentera. Éste cumple a la perfección la función de equilibrio entre el valor cultural de la milenaria ciudad de Dalt Vila y el valor natural de la reserva, con sus excepcionales ecosistemas y praderas de posidonia. En Mérida Mérida agrupa un atractivo mosaico de paisajes naturales, agrarios, forestales y urbanos. Está rodeada de un conjunto de biotopos de gran relevancia ambiental: las dehesas del Parque Natural de Cornalvo y Prado de Lácara, las serranías de San Serván, Grajera y Peñas Blancas (con sus roquedos y vegetación mediterránea) y los humedales del Guadiana, Aljucén, Albarregas, Canchales y Matachel-Embalse de Alange. Todos ellos están acompañados de campos de cultivos extensivos con predominio del cereal, olivar y viñedo, y de cultivos intensivos de regadío. En San Cristóbal de La Laguna Los alrededores de San Cristóbal de La Laguna ofrecen extraordinarios paisajes, playas recónditas, charcos de lava, espectaculares acantilados y frondosos bosques de laurisilva en el Parque Rural de Anaga. Otro de los grandes atractivos de este espacio natural protegido es la pervivencia de numerosos caseríos, armoniosamente adaptados al paisaje y habitados por una reducida población dedicada preferentemente a la agricultura. Asimismo, es un lugar perfecto para la práctica del senderismo y el avistamiento de aves.